Entornos Legacy

Mucha salas de computación, Cuartos de Telecom y Centros de Datos se están ampliando a sus límites mas extremos. La falta de optimización a menudo genera ineficiencias operativas que se traducen en una reducción a nivel de la disponibilidad energética, en la capacidad de enfriamiento y proporcionalmente en mayores costes operativos.

Paralelamente a estos entornos están experimentando el incremento de los consumos de energía, asociados a la constante y creciente demanda de las tecnologías emergentes, junto con el aumento de las temperaturas de entrada, dando como resultado, elevadas temperaturas de salida de los equipos que impactan negativamente la vida útil de estas infraestructuras.

Muchas instalaciones funcionan en condiciones que amenazan su propia disponibilidad operacional y en consecuencia la continuidad del negocio. Este factor poco a poco ha venido mermando la capacidad de adaptación de estos entornos denominados LEGACY, evitando que sean realmente capaces de acoplarse a las nuevas demandas de las diferentes tecnologías dentro de los entornos IT.

Tomando en cuenta que el mundo en general ha sufrido un cambio radical y totalmente inesperado debido al virus del COVID-19, cualquier empresa, sector, ámbito y/o entorno ha tenido que adaptarse forzosamente a modelos de trabajo no presenciales, los cuales bajo ningún concepto han sido considerados como una variable potencial dentro de ninguna planificación o proyección a futuro mínimamente trabajada.

En este sentido los entornos LEGACY, se han visto obligados a la necesidad de adaptarse de algún modo, a una operación totalmente vinculada a un modelo de gestión no presencial, y esto trae como consecuencia directa, que muchas de las operaciones y/o procesos no dependientes de la tecnología, es decir que se podían manejar a través de una tarea manual ya sea, una lectura de dispositivo, visualización de estado o simplemente de validación de la condición operativa de un componente dentro de las infraestructuras, ya no son posibles por las limitaciones de accesibilidad a estos entornos a causa del COVID-19.

Con lo cual, muchas organizaciones a nivel mundial han comenzado a comprender realmente lo vital y primordial de la capacidad de Monitorización de las infraestructuras existentes, ya sean las denominadas Legacy, nuevas o de cualquier tipo. Tema que anteriormente se tomaba en cuenta como un comodín solo para las grandes corporaciones o hasta como un (nice to have).

Gracias a esta nueva condición y catalizado por el impulso de la necesaria Transformación Tecnológica de todos los sectores, dada por las limitaciones de movilidad de los recursos humanos a sus comunes ámbitos de trabajo, se comienza a considerar vital la capacidad de la Gestión Remota del estado de las infraestructuras.

Pero ahora comienza un nuevo problema dentro de las organizaciones:

  • Como lo hago ?

  • De qué forma se implementa?

  • Por donde comienzo?

  • Quien me puede ofrecer una solución adaptada a mi entorno tan variado?

  • Como puedo adaptar mi vieja tecnología  a estos nuevos requerimientos?

  • Qué tipo de recursos requiero para gestionar mis infraestructuras en el futuro?


Aquí es donde las soluciones realmente Neutrales comienzan a percibirse como un Factor Diferenciador, ya que pueden fácilmente adaptarse prácticamente a cualquier entorno IT y a su vez convertirse en un vínculo tecnológico desde el punto de vista de su filosofía de uso junto con sus métodos no invasivos de implementación.


Este tipo de soluciones ofrecen una progresiva capacidad de implementación, es decir, pueden ir adaptándose a las pequeñas necesidades vitales dentro de cada organización y en paralelo comenzar en estas primeras fases a ofrecer granularidad de información del tipo:

·       Patrones de consumo de los componentes monitorizados.

·       Alarmas en base a umbrales operativos funcionales.

·       Alertas por vía electrónica ( email, cuados de mando, mensajería)

·       Registro de histórico de uso, picos o desviaciones.

      ·       Reportes con información detallada por zonas , áreas o sectores. 

Y todo bajo la gran premisa de que no hace falta cambiarlo todo para poder obtener información vital del comportamiento de las principales infraestructuras dentro de los entornos IT, sino más bien ofreciendo una posibilidad concreta de implementar políticas de eficiencia energética, gestión operativa optimizada y principalmente el aumento de la vida útil de estos entornos.


Esta  información igualmente se puede difundir fácilmente en toda la empresa a quienes la requieran, ya sea para fines de gestión o para la generación de paquetes de prueba asociados con la legislación específica que se espera que cumplan las organizaciones, ya sea en el sector público o privado.

Por otro lado, los beneficios se comienzan a percibir casi de manera inmediata, al poder tener el acceso a la información detallada (consumos, valores operacionales y patrones de comportamiento) y la cual siempre estuvo enmarcada o concebida dentro de tareas complejas desde punto de vista de su puesta en marcha, costosas a nivel financiero y de un impacto significado para su correcta implementación. Normalmente este tipo de soluciones de Monitorización Propietarias han sido diseñadas para satisfacer requerimientos de infraestructuras de amplia envergadura y en base a componentes bastante rígidos desde el punto de vista de la extracción de la información (datos)

A continuación se describen los principales beneficios directos que se obtienen a través de las soluciones neutrales de monitorización para entornos IT:

  • Permite a las empresas la toma de decisiones bien documentadas a través de la disponibilidad de información relevante sobre las infraestructuras (recopilación y representación de informes centralizados simples).

  • Impulso sostenible a programas de optimización energética para lograr eficiencias operativas y mejorar la gestión de resiliencia de las infraestructuras.

  • Ahorro y gestión de costes mejorada, generando eficiencias energéticas en las áreas vitales para la continuidad del negocio (típicamente 10-30% con un ROI del primer año.

  • La posibilidad de la implementación progresiva de la solución dentro de cada una de las zonas críticas de la empresa.

En resumen la monitorización de la infraestructura IT ha dejado de ser una herramienta exclusiva para las grandes empresas y para los entornos con una alta complejidad tecnológica solo aprovechada por pocos. En el mercado están presentes empresas que cada vez más, ayudan a poner en práctica estas soluciones neutrales, asesorando y potenciando proyectos rentables dentro de estos entornos Legacy.

                                                                  

                                                                             Let It work for you!!


Compartir post LinkedIn